lunes, 30 de junio de 2014

Reforma Fiscal Cero



Ave mus Reforma Fiscal, al fin. Casi un año ha pasado ya desde que el señor Montoro encargo la última versión de Reforma Fiscal, a una Comisión de expertos encabezada por el profesor Manuel Langares. Y los periódicos nos inundan con la noticia: “Reforma Fiscal el Gobierno baja los impuestos”.

¿Pero es realmente una bajada de impuestos?, ¿es para todos?, ¿a quién beneficia más?, ¿provocará crecimiento económico?, y ¿es electoralista?.

El Ministerio en la presentación del lunes pasado nos indica que se trata de una reforma fiscal que conllevará la bajada general de impuestos con los objetivos de reducir las diferencias fiscales de los asalariados, mejorar la competitividad de las empresas españolas, atraer inversiones del exterior a nuestro país y en definitiva provocar una dinamización de la economía, que se cuantificará en un aumento del crecimiento del PIB de un 0,55%.

La reforma está basada en los siguientes pilares: Reforma del IRPF, se pasa de los siete tramos actuales a cinco, que representará una bajada media del 12,5%. Crecen los mínimos personales, aumentan las ayudas por hijos y ascendentes, se gravará el despido improcedente. Se rebajan las retenciones a profesionales y autónomos. Modificaciones sobre el capital. Bajada de tipos y elimina la deducción de los 1.500 euros. Las cuentas de ahorro o seguros de ahorro que se mantengan mas de 5 años, podrían deducir 5.000 euros al año sobre los rendimientos del capital. Reducción del límite de las deducciones por aportaciones a planes de pensiones de 10.000 euros a 8.000.- euros. Los afectados por la dación en pago y los inversores en preferentes tienen mejoras en el impuesto. Reforma en cuanto al Impuesto de Sociedades. Se rebaja el tipo del 30% al 25% en los próximos dos año.

La política fiscal es una de las políticas que la pertenencia a la Unión Europea no nos ha quitado soberanía. A la que vez que es un instrumento de gran importancia para la financiación del Estado y para actuar sobre la economía. A nadie se le escapa, que si producimos una subida de impuestos en una época de recesión económica, puede provocar que dicha recesión sea aún más fuerte, dramática y larga como hemos sufrido estos años atrás en nuestras propias carnes. Debido a que provoca una caída de la renta neta de los consumidores que hace que caiga el consumo aun más, disminuyendo  la producción, los beneficios empresariales y en último lugar aumentando el desempleo; llegando a convertirse en un bucle muy peligroso. Es decir, es un instrumento de política económica muy útil y efectivo. Lo que no se puede ni se debe utilizar como un instrumento de economía política, como se puede observar con la propuesta que atufa a marketing electoralista.



Si bien es verdad, que la bajada media de la tarifa estatal del IRPF es del 12,5%, no nos quedemos en ese dato, dado que es un dato medio de un espectro tan amplio. Así que observemos el cuadrito detenidamente. Y vemos que unos salen más beneficiados que otros, el nunca lleve a gusto de todos que diría alguno. Pero es que los más beneficiados son los de siempre, las rentas más altas. Luego los de rentas más bajas y por último los de rentas medias, aquella que es el motor del consumo y en definitiva de la economía. Los de más de 300.000.- euros, por poner el ejemplo extremo, pasan de tributar al 52% a hacerlo al 45% en el 2016. Una renta de 18.000 euros pasaría de tributar en el 2014 al 30% a hacerlo en el 2016 al 24%. Si bien la rebaja en el primero es de 7% frente al 6% en el segundo, no es lo mismo en cantidades económicas absolutas. Es una reforma fiscal que beneficia a los extremos a costa de los del centro. A éstos último le supondrá un ahorro fiscal de sólo unos 20 euros al mes.

Una novedad aberrante es que las indemnizaciones por despidos improcedentes tengan que tributar. Por si fuéramos pocos parió la abuela, primero la Reforma Laboral abarató el despido de manera escandalosa y luego la Reforma Fiscal hace que tribute reduciéndola aun más.

Las personas que apostaron por el alquiler como forma de vida, los desincentivamos reduciendo la deducción de un 60% a un 50%. Y además subimos el IVA de algunos productos sanitarios.

Y, ¿qué pasa con el fraude fiscal y la economía sumergida? Suponen un 9% del PIB, cifra nada desdeñable que vendría muy bien a nuestras mermadas arcas. ¿algo habrá que hacer?, ¿porque no se eliminan los sistemas de Módulos?, ¿porque no se dota a la Agencia Tributaria de más medios y recursos en su lucha contra el fraude?. Esta Reforma Fiscal, después de un año confeccionándola dirá algo sobre un tema tan importante. Pues no dice nada.

España dedica a gestión fiscal el 0,1% del PIB frente al 0,5% de los países de nuestro entorno. Esta debería ser una materia muy importante a tener en cuenta y en nuestro país está desaparecida del debate. Si no dotamos a la Hacienda Pública de mayores recursos no serán más eficientes en su recaudación. Y al final Hacienda  no seremos todos.

En ésta reforma las rentas del trabajo seguirán pagando más que las del capital, la riqueza se podrá seguir ocultando al fisco en Sicavs y  los medios y recursos con los que cuenta la Agencia Tributaria en su lucha contra el fraude continuarán siendo igual, es decir, insuficientes.

En definitiva, nos encontramos con una Reforma Fiscal, que no aborda los temas de calado y repercusión económica y fiscal de ninguna de las maneras.. Se trata tan sólo de un lavado de cara con fines totalmente electoralistas. Por lo que en un futuro no muy lejano, después de las elecciones, el gobierno deberá hacer otra nueva Reforma Fiscal.

Y, ojo, en el 2016 habrá que rebajar el déficit en 30.000 millones de euros, ¿Hacienda seremos todos? o, por el contrario, ¿lo pagarán los de siempre?.


viernes, 20 de junio de 2014

¿Europa somos todos?

Que Hacienda somos todos, está demostrado que no. Pero, ¿que podríamos decir de Europa?.

Pertenecemos a la mayor unión económica y monetaria de países del mundo. La tenemos dotada de instituciones con facultades de total autonomía legislativa, ejecutiva y judicial. Tenemos un Parlamento Europeo del que emergen leyes de obligado cumplimiento en todos los países miembros, un Tribunal de Justicia de la Unión Europea, Tribunal de Estrasburgo que emite sentencias que están por encima de los altos tribunales de los diferentes países miembros y tenemos un Presidente, una Comisión y un Consejo para ejercer el poder ejecutivo.

Y, exclusivamente dentro del ámbito económico, tenemos lo equivalente a un ministro de economía, un consejo de ministros de economía de los diferentes países, un Banco Central Europeo, un Banco Europeo de Inversiones, Comité Económico y Social, Comité de las Regiones y un Tribunal de Cuentas. Tal es la Unión entre nosotros que salvo algunas excepciones la gran mayoría tenemos una moneda única y hemos cedido nuestras competencias de política monetaria al BCE. Los Bancos Centrales de cada país son meros interventores y recomendadores del día a día, sin ninguna potestad en  política económica y monetaria, como ya he mencionado.

Pero, ¿es realmente Europa una Unión Europea?, es decir, la Unión Europea la gobiernan todos lo países y sus ciudadanos en igualdad de condiciones y oportunidades?, o ¿es en realidad un mercado único para beneficiarse los países mas ricos?.



La imposición de la aplicación de medidas de austeridad pública totalmente irresponsables, sin prever los resultados reales de las mismas, aplicados a economías muy deterioradas y fuertemente endeudadas, responde en buena a parte a mi pregunta.

Esta no es, la Europa que creíamos los europeístas, la Europa de los ciudadanos, la de los derechos humanos y las libertades. Por el simple hecho de que Europa en la praxis y en las duras, no es gobernada bajo principios humanistas sino por criterios económicos de ideología totalmente neoconservadora e individualista.

¿Para que tenemos una Unión Monetaria?, si cuando hace falta que entre en escena el Banco Central Europeo ayudando a los países miembros esto no ocurre. Y sino, ¿Porqué el Banco Central Europeo no intervino en la crisis emitiendo deuda pública europea (bonos, letras, etc.…) que hubiera servido para blindar la financiación de los países más débiles frente a los especuladores de la deuda pública, que tanto daño hicieron a países como el nuestro?. El Banco Central Europeo ha resultado una institución que no ha ayudado a resolver los problemas, sino a todo lo contrario. Es el fiel reflejo de la poca solidaridad existente entre los países de la Unión Europea. Sobre todo entre los más ricos y los más débiles. Y como resultado de todo ello tenemos más paro, más desigualdad y más pobreza.


Es como si perteneciendo a la OTAN, nos ataca un país de fuera de la organización  y la OTAN no sólo no hiciera nada por defendernos y protegernos, sino que encima le vendiera armas al país atacante. ¿Merecería la pena seguir perteneciendo a la OTAN?.


Con ello no digo que la solución sea salirnos de la Unión Europea, pero si quiero manifestar que hay que reformarla. Dotándola de principios económicos y sociales humanistas, democráticos y solidarios entre países y ciudadanos.

jueves, 29 de agosto de 2013

Alemania y sus brotes verdes

Alemania vuelve a crecer, un 0,7% en el segundo trimestre, convirtiéndose en el país industrializado que más ha crecido en ese trimestre. ¿Será sostenible?. Como tantas cosas en economía, no se sabe con certeza; unos dicen que es tan solo el principio de un ciclo de expansivo, y otros, en cambio, que tan sólo es un  crecimiento derivado de un consumo interno, provocado por una estabilidad laboral ilusoria basada en los minijobs, y no basado en la exportación.

Pero lo que sí está claro son las causas de ese crecimiento. La causa fundamental ha sido el aumento del consumo interno. El consumo privado ha crecido un 0,5% y el público un 0,6%, no pasen por alto este dato, y la inversión de la empresas ha crecido un porcentaje nada desdeñable de un 0,9%.  Logrando así un crecimiento de la demanda interna que ha generado ese 0,7% de crecimiento de PIB.

Y este crecimiento en el consumo interno ha venido derivado de políticas salariales expansivas, aumento del gasto público y políticas menos estrictas en el saneamiento de las finanzas públicas. Se han realizado políticas de estímulo de la economía como: 480.000 millones de euros para ayuda a los bancos con problemas, que ha hecho que el crédito vuelva a circular, 115.000 millones de euros para ayudas a empresas, 80.000 millones de euros en diversos programas de estímulo económico, etc.

Han sabido mantener el empleo a través de la reducción de la jornada laboral, que ha ayudado en dos vías; aumento del consumo y no aumento de las cargas de prestaciones por desempleo para el Estado.

En resumen, este crecimiento económico se debe fundamentalmente a un cambio en la política económica alemana, al menos en algunos aspectos aquí referidos. Y ese cambio se ha desarrollado a hacia políticas económicas de corte keynesiano. La economía alemana ha mejorado porque se gasta más no porque haya más austeridad.


Han hecho lo que no nos dejan hacer a los demás; políticas expansivas de gasto público que estimulen a la economía. Solo nos cabe la esperanza de que Alemania vuelva a ser la locomotora de Europa, pero sobre esto también caben diversas opiniones.

sábado, 9 de febrero de 2013

¿Políticos?


Señores “políticos” de ahora, peor no se puede ser ni se puede hacer. Y no les digo que me han decepcionado, ni que me siento indignado con el sistema que les acoge y protege. Sólo les digo que los políticos de raza, los políticos que se batieron el cobre y se jugaron la vida para que en este país tengamos libertad, sienten vergüenza de en lo que habéis convertido la clase política. Ellos si que eran verdaderos Políticos.

Con ello no me refiero a incumplimientos de programa, de unos, ni de traición a las esencias ideológicas, de otros. Si no a que han atacado la esencia del ADN que debe tener un político que es la honradez, la lucha por la verdad y el bien y progreso común.

Es una pena que personas que desde distintas posiciones y ámbitos de la sociedad lucharon, repito, jugándose su vida y la de los suyos, por lograr un país en democracia y libertad que lograra un progreso global de todos, sientan vergüenza de vosotros, que fuisteis los que recogisteis el testigo en una época mucho más fácil de hacer política. ¿Sabéis lo que sienten esas personas cuando os ven mentir, robar y estafar?.

Esas personas corrieron delante de los grises, por defender derechos que hoy tenemos y que creemos como naturales de nuestra sociedad, aunque algunos nos los habéis menoscabado o quitado últimamente. Se jugaban la vida por hablar de libertad, de derechos humanos, de derecho al voto al partido que cada cual desee en un sistema de libertad, por distribuir propaganda con sus ideas…Se reunían en asambleas clandestinas en asociaciones de vecinos, en iglesias de los llamados curas-obrero y demás, con el riesgo de que los metieran en la cárcel o al menos pasaran una noche “cariñosa” en el cuartelillo. Se enfrentaron a los poderes del régimen sin pensar ni un solo momento en el beneficio propio sino en el de todo el pueblo. Y en cuanto empezaban a ser conocidos por sus acciones eran amenazados de muerte por el cacique de turno, viviendo así con el miedo en el cuerpo las veinticuatro horas del día, cuando no metidos en la cárcel o torturados. ¿No se les revuelven las tripas al pensar en ellos y en eso?.

Yo conozco a muchos de ellos en primera persona y sienten vergüenza y pena por lo que estáis haciendo. Ellos no se jugaron la vida para esto. No soñaron y lograron cambiar las cosas para que manchéis ese nombre y ese legado de esta forma tan burda y mediocre. Lo que lograron no se lo regaló nadie, se ha derramado mucha sangre y muchas lágrimas para que en este país se tenga un sistema  democrático. Y ustedes lo están dilapidando.

Por eso desde esta humilde tribuna les emplazo a que como mínimo no vuelvan a llamarse Políticos porque les queda grande el nombre y lo manchan con su presencia. Yo desde luego no os considero así. De ahí para adelante en sus manos queda.

Nota: Sirva este artículo como homenaje y reconocimiento a tantas personas que lucharon para que en este país exista democracia y libertad. Que sin saber lo que hacían indudablemente hacían política, la verdadera política la que busca el interés común y el progreso de todos, olvidando el propio. A ellos los verdaderos Políticos: ¡Muchas Gracias! 

lunes, 12 de noviembre de 2012

Soluciones


El tiempo pasa y cada día nos hundimos más en el fango. El número de desempleados sigue creciendo de manera exponencial, las empresas siguen recortando plantillas en porcentajes absolutamente increíbles, cuando no cerrando sus actividades, por la caída del consumo y provocando más la caída de éste, los impagos de hipotecas y desahucios crecen cada día más y encima las ayudas del Estado se menguan o desaparecen. Todo esto a pesar de desmantelar el Estado del Bienestar y los derechos de los trabajadores en aras de la recuperación económica. Y, es más, lo peor de todo ello es que aun no hemos tocado fondo, y no tenemos la menor idea de cuando saldremos de ésta. Son 5 años ya de crisis económica, demasiado sufrimiento, demasiado para la mayoría. ¿Y que hacen nuestros gobernantes para que esto cambie?. Pues políticas totalmente contrarias a lo que se debería de hacer. Esto se refleja en una última encuesta que nos revela que ya nos preocupa tanto la crisis económica como que no se está haciendo nada para salir de ella.

Los economistas de corriente neoconservadora y sus políticos afines se olvidaron, durante los años 80 y 90,  de lo aprendido con la Gran Depresión de los años 30, se quitaron todos los sistemas regulatorios del sistema financiero y de los mercados, y eso es lo que nos ha llevado a lo que tenemos. Y se siguen olvidando de cómo se solucionó esa crisis. Señores, la Gran Depresión se solucionó básicamente a través del incremento del Gasto Público, como motor de arranque de la economía. Y no con recorte del mismo, que es lo que están haciendo. Que duda cabe de que si nos olvidamos de la Historia, aunque sea económica, se acaba repitiendo.

“…la cuestión fundamental de lo que ahora necesitamos para salir de la depresión actual es otro arranque del gasto gubernamental.”
Paul Krugman (Premio nobel de Economía 2008)

“El auge, y no en la depresión, es la hora de la austeridad”
John Maynard Keynes. (1883-1946). Economista Británico. Teorizó y llevo a la práctica con éxito la lucha contra la Gran Depresión de los 30.

Visto así la solución a la crisis es fácil.

Se está concibiendo  la crisis actual como  la de una familia que estuviera muy endeudada. Así recetan austeridad para salir de ella. Pero este es un grave error, son dos mundos diferentes, uno no es escala del otro. El Estado tiene una mayor capacidad de endeudamiento, debido a que tiene mayor capacidad de generar ingresos presentes y futuros de múltiples maneras. Las familias como no busquen otros o más trabajos seguirán teniendo los mimos ingresos, siempre que se los recorten, frente al endeudamiento que tengan contraído.

Nuestra crisis no es de ese tipo. Nuestros ingresos, los de los estados, son pequeños porque estamos gastando muy poco. Si seguimos recortando los gastos conseguiremos deprimir cada vez más nuestra economía. 

El Sr. Krugman establece que hoy en día existe un problema de exceso de ahorro mundial. El ahorro proviene del sector privado que reacciona a la crisis ahorrando más e invirtiendo menos. Si no se hubiera ahorrado tanto y se invirtiera más no tendríamos los problemas económicos que hoy tenemos, ni la economía estaría en depresión, ni los gobiernos tendrían los déficits actuales.

A finales del 2009 fue cuando vino el gran problema. Se implantó en todo el mundo las políticas de recorte y ajuste del déficit y fueron apartadas las de estímulo económico y contra el desempleo. Que ya estaban dando sus frutos en algunos países, los llamados “brotes verdes”, en tan solo 1 año y pico de funcionamiento.

La doctrina dominante neocon, establece en ese momento, lo que se llama la “austeridad expansiva” y los que lo siguen “austeríacos”, es decir, a través de los recortes generaremos una confianza tal que generará expansión económica. Cortando de cuajo toda posibilidad de crecimiento y por lo tanto de salir de la crisis.
Esa teoría de que la confianza generará crecimiento económico es totalmente nefasta, porque no tiene en cuenta el efecto negativo o contraprestación que tiene la austeridad , el incremento del desempleo, caida del consumo, etc.. .Si bien los recortes y el ajuste fiscal reducen en cierta manera el endeudamiento, también reducen de forma visceral los futuros ingresos. Ya que provoca una desaceleración y enfriamiento económico. Y es que no hay nada que funcione sin combustible. Gastemos ahora y podremos pagar más adelante.                                                                                                     

Esa es la filosofía que nos manda y nos dirige, la de los austeríacos. Esta filosofía esgrime que la crisis viene derivada de los déficits públicos en los que han incurrido los países. Totalmente incierto. Países como España tenían superávit presupuestario justamente antes de la crisis y una deuda a la baja. La deuda se disparó sólo cuando llegó la crisis. Por eso es totalmente inútil atacar la crisis económica mediante recetas de austeridad y recorte. A esto le llama el Sr.Krugman “El Gran Engaño Europeo”.

Por estar en la Unión Europea y la moneda única, tenemos enormes beneficios, pero también tenemos una serie de perjuicios, en lo que a solucionar la crisis se refiere. En primer lugar no podemos devaluar nuestra moneda, lo que nos haría instantáneamente más competitivos sin necesidad de reducir sueldos. Y en segundo lugar, para asuntos de deuda pública no tenemos unión ninguna, es decir, emitimos deuda pública de manera individual y así nos consideran los inversores. No hay una unión económica real. Porque si fuera así todos los países de la Unión nos financiaríamos a través de los eurobonos, que serían los mismos para todos los países de la unión, como la moneda. Y no tendríamos los problemas de financiación a los que nos enfrentamos los países periféricos y más afectados por la crisis. Todos los países lograríamos financiación a través de los Eurobonos que serían gestionados por el Banco Central Europeo, blindándonos así frente a especuladores. Y se nos consideraría a todos los países en conjunto y no individualmente.

Una de las defensas que hacen los austeríacos de sus tesis es que no nos podemos endeudar más y hay que recortar porque no hay dinero. Bien pues esta es una manera de obtenerlo y a muy buen precio. Financiándonos por el BCE a través de los eurobonos ¿Por qué no se aplica esta fórmula  tan beneficiosa para atajar la crisis? Por el simple hecho de que principalmente la señora Merckel no quiere. Nos quiere para vendernos sus productos pero no para ayudarnos a comprárselos. Bien pues Alemania ya se está viendo también afectada en sus ventas.

Si la Unión fuera real, y no la que tenemos, no estaríamos tan mal tanto la deuda privada como la pública europea es inferior a la de los EEUU. Tendríamos un balance por cuenta corriente totalmente equilibrado. Es decir, la Unión Europea tendría una autosuficiencia económica y financiera total. Y esa era una de las filosofías de las tesis europeas, que la unión hace la fuerza. 

Por lo que, los países, luchan contra la falta de liquidez mediante emisión de bonos de cada país, a tipos desorbitados, y sirven, en muchos casos, para pagar los que van venciendo.

Otra fórmula más, que no podemos aplicar por estar en la UE, es la que se aplica en otros países que tienen autonomía de política económica, que cosiste en comprar bonos de su propio país por parte del Banco Central de ese país, es decir, imprimiendo más dinero. Y digo que no lo podemos aplicar porque el BCE también se niega a ello, es decir, se niega a comprar los bonos de los diferentes países de la Unión.

Por lo que el problema también subyace del hecho de que el Euro y la Unión Europea y Monetaria, tal y como está conformada, no es real, es una auténtica chapuza que nos está perjudicando bastante. Y me atrevo a decir que está formulada de esa manera para que siempre salga beneficiada Alemania.

Habría que reformar legislaciones y mecanismos dando un pequeño giro de timón que permitiera al BCE comprar bonos de países europeos. Esto los blindaría de especuladores y de pánicos del mercado. Dotándolo de liquidez y margen de maniobra a los mismos, para poder atajar la crisis aplicando políticas de estímulo de la economía.

Es más, todo este tipo de medidas yo las consideraría de estímulo de la economía. Dado que el hecho de que muchos países no estuviesen ahogados financieramente ayudaría a que se realizasen políticas de estimulo e inversión pública que sirviera de mecha para iniciar la recuperación. Esto ya se hizo en los años 30 y 40, lo teorizó y lo aplicó un señor llamado John Mayard Keynes. Del que tantas cosas hemos olvidado en estos tiempos y así nos va.

Han sido sordos y ciegos. La historia económica nos determina que en épocas de crisis y alto desempleo, lo último que hay que hacer es reducir la inversión pública sino todo lo contrario. Y se ve en nuestra actualidad, andamos inmersos en un pozo del que no sólo no hay esperanzas de salir sino que lo más probable es que nos hundamos aún más.

Lo repito por enésima vez la Gran Depresión se atajó con un torrente de gasto público.
Hasta desde el mismo FMI trabajos recientes demuestran que toda política de austeridad conlleva contracción económica y aumento del desempleo.

No nos olvidemos, que no nos engañen, que la crisis de deuda es consecuencia de la crisis financiera y no al revés.

Lo de antes no era un sueño. Esto si es una pesadilla, que terminará por la mañana. Porque los recursos de la Naturaleza y los mecanismos del hombre siguen siendo tan fértiles y productivos como lo eran antes. La velocidad a la que nos dirigimos a solventar los problemas materiales de la vida no es ahora más lenta. Somos tan capaces como antes de ofrecer a todo el mundo un nivel de vida alto -alto, quiero decir, si lo comparamos por ejemplo con hace veinte años- y pronto podremos ofrecer un nivel aún más elevado. Antes no vivíamos engañados. Pero hoy estamos metidos en un lío de proporciones colosales, porque hemos controlado mal una maquinaria delicada, cuyo funcionamiento desconocemos. En consecuencia, nuestras posibilidades de riqueza podrían echarse a perder por un tiempo, quizá muy largo”.  

John Mayard Keynes “La gran recesión de 1930”.


http://www.cincodias.com/articulo/mercados/soluciones-salir-atolladero-europeo/20121106cdscdsmer_9/

http://elpais.com/elpais/2012/11/27/opinion/1354017582_675331.html

jueves, 13 de septiembre de 2012

Todo sigue igual


¿Qué ha pasado con las promesas de refundación del capitalismo y reforma del sistema actual por lo peligroso del mismo?, ¿en que han quedado todas aquellas iniciativas que se formularon en la reunión de G20 a finales del 2008?.

En nada, en absolutamente nada, en 4 años de crisis no se ha movido ninguna iniciativa en ese sentido. Las únicas reformas que nuestros gobernantes entienden son las de los ataques contra el estado del bienestar. Y así nos va que llevamos 4 años de crisis y la situación torna cada vez más a peor, sin tocar fondo ni previsión creible de ello. Pero la cosa es bien sencilla de entender , ¿a quien beneficia todo ello?. A los grandes capitales. Nos han dado, una vez mas la vuelta a la tortilla y en vez de plantearse una refundación del capitalismo, lo único que replantea es el estado del bienestar debido a que aducen que es insostenible. Ya lo mencioné en artículos anteriores, tienen la oportunidad histórica de acabar con el sistema del bienestar y no la van a desaprovechar, es más lo van a hacer sacando rendimiento económico de ello.

Se habló de reformar el capitalismo, atacando a las causas y causantes de la crisis actual. Y no se ha hecho nada al respecto, al contrario se les ha seguido favoreciendo. Las agencias de calificación,  que tanto daño hicieron en el pasado, siguen los dioses de la verdad e instrumentos en manos de los grandes capitales para favorecerles en sus actividades especulativas. Siendo estas actividades dirigidas ahora contra la deuda pública de los países. Haciendo que la financiación de éstos, por los grandes capitales, se hagan a unos tipos de interés cada vez más altos. Poniendo en riesgo, una vez más, la solvencia del sistema con tal de conseguir el máximo beneficio. La deuda pública, es decir bonos y letras, en países afectados por la horda especulativa como es el nuestro, mantenían unos tipos de interés antes de la crisis del 1 o 2 % y ahora rondan el 8%, eso es una aberración totalmente insostenible.

¿Por qué el déficit público hay que reducirlo en tan poco margen de tiempo?, ¿en que teoría económica se basa?, y es más ¿Qué teoría económica establece que se pueda lograr en ese tiempo?.  Y si encima lo intentamos en base a recortes sobre los mismos de siempre, la clase media y baja, sin tocar a las grandes fortunas, peor me lo ponen.

La solución a todo esto es tan fácil de pensar y tan difícil de aplicar, que sólo tiene cabida en los sueños. Se imaginan: Los países de forma coordinada, como se pensó en un principio (Obama dijo: ”Si los señores de Wall Street quieren guerra la van a tener”),  ponen “pie en pared” y dirigiéndose alto y claro a los grandes capitales: “Señores, hasta aquí hemos llegado. Somos los representantes del pueblo, del cual emana el poder soberano, por lo que tenemos la capacidad de ejecutar las legislaciones que éste en sus parlamentos democráticamente elegidos establezcan. Y por ello les determinamos que siendo conscientes de que les debemos dinero, y con la intención de pagárselo, no les quepa la menor duda que se lo vamos a devolver, nosotros estableceremos el tiempo y el plazo, y no ustedes, por la sencilla razón que antes le hemos expuesto; somos los representantes de la soberanía popular y más poderoso que eso no hay nada, por que de otra manera no es posible. Y es más ustedes, dado que les interesa que le devolvamos su dinero con sus intereses, nos van a seguir prestando dinero y a tipos razonables; para que nosotros con ese dinero invirtamos en economía productiva que nos genere la riqueza suficiente como para pagarles a ustedes. Y, desde ya, se les advierte que quedan prohibidos todos los movimientos de la economía financiera que tenga carácter especulativo y no vayan dirigidos a financiar la economía productiva, real, sostenible y respetuosa con el medio ambiente. Se les advierte, de la misma forma, que quedaran prohibidas cualquier exención fiscal directa o encubierta, por lo que se establecerán los mecanismos oportunos para que ustedes tributen como cualquier ciudadano según su renta, olvídense de las SICAV y derivados tributando al 1%. Quedan totalmente prohibidas las agencias de calificación privadas, pasando a tener esa función los bancos centrales de los respectivos países, los cuales actuaran de una vez como verdaderos supervisores de toda la economía siendo sus cargos ocupados por técnicos independientes. Las medidas de reforma del estado del bienestar, irán dirigidas en beneficio del mismo, haciéndolo más eficiente y sostenible y nunca en detrimento y menoscabo de éste. Se les advierte que no vamos a permitir mas lo que hasta ahora ha ocurrido, por el beneficio de todos incluidos ustedes mismos, dado que no nos temblará el pulso en aplicar los mecanismos legales que establecen que debe intervenir el estado cuando hay una ineficiencia en la economía. Y ante todo esto no hay medias tintas, no hay nada que negociar.”

Pero te despiertas y ves que estamos gobernados por los grandes capitales. Y es que ya lo dijo Calderón de la Barca: “los sueños sueños son”. Manejan a su antojo a los que nos dirigen en nuestra era, que son personas sin ningún tipo de carisma ni sentido de gobierno. Que nos gobiernan sin un plan de futuro establecido y dando tumbos. Ya no existen personas como Hermund Khol, Miterrand, González, Gorbachov, Clinton, etc…Eran políticos que tuvieron sus aciertos y desaciertos, pero que lo hicieron con carácter, con aplomo, con un plan establecido de futuro, con una hoja de ruta por el bien común y sin miedo al entendimiento y al punto de encuentro; pensando de manera global y no individual. De ellos los europeos, entendieron el proyecto europeo como un marco común para el progreso común y no un marco común para el progreso individual o de unos pocos. Un ejemplo de ello, hoy en día, es que no se hayan hecho los eurobonos que nos hubieran blindado a los países periféricos frente a los especuladores de la deuda pública o que el banco europeo no termine de comprar deuda pública directamente.

Al final te das cuenta que el mundo sigue igual en esencia igual que siempre. Seguimos luchando, al igual que ya lo hicieran nuestros antepasados, por tener libertad, igualdad y fraternidad.